Nuestro Eje en Diciembre: ANANDA (felicidad, dicha)

Este mes el eje de nuestras prácticas es ANANDA. Esta palabra sánscrita tiene múltiples traducciones, aunque ninguna de ellas puede ser exacta, siendo que el término es muchísimo más profundo de lo que podemos decir con palabras. Pero para acercarnos un poco, podríamos decir que ANANDA es dicha, felicidad, bienaventuranza.

Los Yoguis dicen que el SER, aquello que somos en esencia, es SAT-CHIT-ANANDA: existencia, conocimiento y dicha. De manera que ANANDA es una de las cualidades intrínsecas de nuestro SER, y no puede ser separada de la existencia y el conocimiento. El SER simplemente ES y en esa existencia (SAT) es también conocimiento puro y absoluto (CHIT), es dicha y felicidad pura y absoluta (ANANDA). Esta dicha no está limitada por el tiempo, el espacio o las cosas materiales, no es la felicidad de haber conseguido algo que buscábamos, es simplemente la dicha absoluta de reconocernos como lo que somos, más allá de las limitaciones de nuestro cuerpo, nuestra mente o nuestras emociones.

Hacia allí queremos ir este mes, a buscar dentro nuestro ese lugar auténtico de existencia pura en el que simplemente nos reconocemos como lo que somos REALMENTE, nos damos cuenta de que existimos, de que somos conocimiento puro y habitamos la dicha absoluta de volver a casa.

Te dejo este hermoso extracto del Kaushitaki Upanishad que nos invita a re-conocernos una y otra vez:

 

“Cuando hablamos, la vida habla.
Cuando vemos, la vida ve.
Cuando oímos, la vida oye.
Cuando pensamos, la vida piensa.
Cuando respiramos, la vida respira.

No es el habla lo que deberíamos querer conocer: deberíamos conocer al que habla.
No son las cosas que se ven las que deberíamos querer conocer: deberíamos conocer al que ve.
No son los sonidos los que deberíamos querer conocer: deberíamos conocer al que escucha.
No es la mente la que deberíamos querer conocer: DEBERÍAMOS CONOCER AL QUE PIENSA.”

 

Reflexionando en estas palabras y de la mano de una práctica sincera y comprometida, vamos a llegar muy profundo dentro nuestro, hasta darnos cuenta que cuanto más profundo vamos, más nos expandimos en consciencia, amor, gratitud y ANANDA, felicidad. Y más nos conectamos con todo lo que nos rodea.

 

Hari Om Tat Sat

 

Gabriela