Ejercicios de Yoga para los ojos

Muchas personas usan gafas o lentes de contacto para mejorar su visión. Sin embargo, los anteojos no curan en realidad los defectos de visión. Por el contrario, es frecuente que los problemas de los ojos empeoren con su uso y requieran de lentes cada vez más poderosos.

Los factores que contribuyen a la mala visión son: la luz artificial o insuficiente, ver televisión o videos durante períodos prolongados, una dieta deficiente, ineficiencia muscular debida a períodos de trabajo o estudio prolongados, tensiones mentales y emocionales, toxicidad del cuerpo y envejecimiento.

Solucionar los problemas de luz es relativamente sencillo. La dieta, sin embargo, es un asunto más complejo y no sólo afecta la salud de los ojos sino la de todo el cuerpo. Simplificar la dieta y evitar los alimentos pesados, difíciles de digerir, grasosos y excesivamente condimentados, así como las comidas enlatadas, procesadas, empacadas y la llamada comida chatarra, ayuda a corregir la visión defectuosa. También se recomienda la dieta vegetariana o por lo menos, la reducción de los alimentos no vegetarianos.

Al contrario de la creencia generalizada, los períodos de lectura prolongados no afectan los ojos, siempre y cuando la mente y los ojos estén relajados. Si hay tensión, incluso con un rato corto de lectura se pueden forzar los ojos. Trate de desarrollar la capacidad de leer con conciencia relajada y adoptando una buena postura. Si siente tensión mental o muscular en los ojos antes de leer, adopte la postura de shashankasana (postura del conejo) durante algunos minutos. Esta asana ayuda a tranquilizar la mente y a relajar los ojos.

Trate de depender cada vez menos de los lentes. Utilícelos sólo cuando sea absolutamente indispensable. Retírelos durante su tiempo libre y siempre que sea posible. Esto ayuda a que los ojos se adapten y empiecen a funcionar de manera normal.

Se afirma que la costumbre de caminar descalzo sobre el pasto, la arena o la tierra, al amanecer o atardecer, tiene un efecto relajante y benéfico sobre los ojos. Esto se debe a las conexiones reflejas entre las plantas de los pies y las áreas del cerebro relacionadas con la visión. Esta práctica se recomienda especialmente cuando los pies se mantienen calzados la mayor parte del tiempo.

Otro ejercicio recomendado para relajar los músculos de los ojos es pararse con los pies separados a la misma distancia que hay entre los hombros, en un espacio amplio y abierto. Apoye el peso del cuerpo sobre un lado, levante el talón opuesto del piso y mézase hacia adelante y hacia atrás durante unos minutos manteniendo la mirada en la distancia y permitiendo que los ojos se relajen.

También se recomienda mirar el sol durante los primeros 15 grados de su trayectoria en el horizonte. Después de mirar durante unos pocos minutos, cierre los ojos y tome conciencia de la imagen remanente. (…)

También se puede tomar un baño de sol sencillo poniéndose cara al sol al amanecer o al atardecer. Los ojos deben estar cerrados. Sienta que los rayos ultravioleta alivian y relajan los ojos.

Ejercicios terapéuticos de yoga: Exceptuando enfermedades tales como el glaucoma, el tracoma y las cataratas, los desórdenes de los ojos más comunes de la actualidad están relacionados con defectos funcionales de los músculos oculares exacerbados por las tensiones mentales y emocionales crónicas. Los siguientes ejercicios sencillos ayudan a aliviar varios desórdenes relacionados con el mal funcionamiento de los músculos de los ojos, tales como los defectos de la visión de corta y larga distancia, la presbicia y el estrabismo.

Los ejercicios de los ojos se deben practicar con regularidad, con paciencia y perseverancia. No espere una cura o mejoría instantánea. Los defectos de los ojos tardan en manifestarse; así mismo, toma tiempo, unos cuantos meses o más, antes de que haya un progreso notorio. Sin embargo, la mejoría llega como les ha sucedido a tantas personas que han adoptado el estilo de vida yóguico y que han podido reducir de manera gradual el poder de sus lentes.

Preparación: Antes de comenzar las prácticas, es buena idea salpicar los ojos con agua fría unas cuantas veces. Recoja un poco de agua en las palmas de las manos y llévela a los párpados. Haga esto unas 10 veces y luego comience con los ejercicios. Este procedimiento ayuda a estimular la circulación y a tonificar los ojos.

Contraindicaciones: Las personas que sufren enfermedades o desórdenes mayores de los ojos como glaucoma, tracoma, cataratas, desprendimiento de retina, trombosis en las arterias o las venas de la retina, iritis, queratitis o conjuntivitis, deben consultar a un oftalmólogo antes de realizar las prácticas de yoga. En este caso, deben abstenerse de realizar asanas invertidas y kunjal kriya mientras dura la condición. No obstante, adoptar un estilo de vida yóguico y una dieta vegetariana siempre puede resultar muy benéfico.

Notas para la práctica: Los ejercicios para los ojos se deben realizar uno después del otro en la secuencia en la que se presentan. Se debe practicar la serie completa una vez temprano en la mañana y/o una vez en la noche.

Lo más importante de recordar durante la práctica es permanecer en estado de relajación. No se fuerce pues sentirá fatiga y cansancio en los ojos. Los músculos faciales, las cejas y los parpados deben estar completamente relajados. Después de cada ejercicio debe cerrar los ojos y dejarlos descansar por lo menos durante medio minuto. En cada descanso puede realizar la práctica de frotar las palmas de las manos y colocarlas sobre los ojos.

No debe usar lentes mientras realiza los ejercicios.

Fuente: Asana Pranayama Mudra Bandha. Swami Satyananda Saraswati


NOTA: Podés encontrar la serie completa de Ejercicios de Yoga para Ojos en nuestro canal de Youtube.

 

DESCARGÁ ESTE MATERIAL EN PDF: